Se cumplen 7 años del primer trasplante de brazos en México

Gabriel Granados, un mexicano de 52 años, se convirtió en la primera persona en recibir un trasplante de brazos en México y América Latina.

0
172
Se cumplen 7 años del primer trasplante de brazos en México

Gabriel Granados se ha ganado la fama entre sus cirujanos por “tener mejor letra que muchos médicos” a pesar de que hace siete años sufrió la amputación de ambos brazos y se convirtió en el primer paciente en recibir un trasplante en México.

Hasta la fecha el trasplante le permite cepillarse los dientes, afeitarse y capturar oficios cuando ejerce la profesión de perito independiente.

A cuatro años de la cirugía, Gabriel recuperó hasta 75 por ciento de la movilidad.

El 4 de enero de 2011, recordó en entrevista con MILENIO, se electrocutó en la azotea de su hogar y “estaba a punto de caer ocho metros, pero aquí estoy, los médicos hicieron lo posible, pero finalmente me tuvieron que amputar”.

Cuando el médico Martín Iglesias Morales y su equipo, reconocidos a nivel mundial por su trabajo en trasplantes, le ofrecieron este tipo de operación de un donador extraño, pensó “que en México este tipo de intervenciones no se hacían”.

Luego se efectuó todos los estudios solicitados, desde psicológicos hasta clínicos, para aplicar como candidato del protocolo, en ese entonces, efectuado dentro del Instituto Nacional de Nutrición.

En 2012, justo un año y cuatro meses más tarde, Gabriel recibió la noticia de que ya había un donador.

“Sabía que corría un peligro, quedarme en la plancha y no aguantar la anestesia. Sufrir un infarto repentino. Estuve 17 horas en el quirófano, bastante largo.

Cuando desperté me dije “ya tengo brazos y manos otra vez” y aunque tenía férulas los elevé, pesaban mucho, esa fue la única molestia, pero de ahí en fuera todo salió muy bien.

“A siete años, desde la cirugía, logré ser independiente aunque aún requiero de ayuda”, comentó Gabriel, de 56 años. Él demuestra cómo se cepilla los dientes por sí mismo, se rasura, se cambia de ropa, se transporta de un lado para otro, redacta y escribe en máquina o en computadora sin problema alguno.

Incluso comenzó la carrera de derecho, se recibió como licenciado y complementó sus estudios con contaduría. Los ejercicios de rehabilitación ya los hace en su casa.

“Yo me rasuro, me baño, me cambio solo, tengo algunos problemas con las camisas de botones, pero me las ingenio con un aparatito. También trato de usar zapatos sin agujetas. Trabajo largo tiempo en la computadora, soy perito por mi cuenta. Yo soy independiente”, afirmó.

Alguna vez pensó en recurrir a una prótesis eléctrica, pero para meterse a la ducha debía quitársela y depender de otra persona, además su pareja le dijo que “prefería ser abrazada por brazos que por maquinaria fría”.

Estados Unidos lleva 22 trasplantes de manos; sin embargo, tienen 18 centros y en México no hay un centro especializado en este tipo de extremidades y ya lleva dos trasplantes únicos. México tiene un registro de trasplante de cuatro extremidades, tres antebrazos y un brazo casi completo desde el húmero.

Se trata de intervenciones quirúrgicas complejas porque se requiere de un donador con muerte cerebral, compatible en color, tamaño y distribución del vello.

En el país se calcula que hay alrededor de tres amputaciones de extremidades cada año por accidentes y enfermedades, aunque no todos son candidatos dado que una condicionante para aplicar es no tener una enfermedad metabólica, como la diabetes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here